sábado, 29 de diciembre de 2018

CERRANDO PUERTAS...


Nos pasamos la vida cerrando puertas
y guardando dinero. Qué cuesta arriba
se nos hace ante el miedo tragar saliva
y entender que hay verdades que no son ciertas.

Cómo pesan al muerto las horas muertas
y qué duro al morirse es pasar la criba;
para el hombre que a espaldas de Dios cultiva
siempre habrá por cosecha tierras desiertas.

Codiciamos la gloria y el bien ajeno,
la virtud sin esfuerzo, el amor sin vuelta
y el contacto constante de algún buen seno.

Sólo damos vergüenza, la paz en misa,
amistad cuando gana la liga el Celta
y ocasión al demonio a morir de risa…

No hay comentarios:

LA SED DEL DÍA...

A veces no encontramos el momento para saciar la sed voraz del día; nos atribula el miedo, ¿qué daría yo por saber guiar mi pensam...