sábado, 12 de enero de 2019

LA SED DEL DÍA...


A veces no encontramos el momento
para saciar la sed voraz del día;
nos atribula el miedo, ¿qué daría
yo por saber guiar mi pensamiento?

Todo en la vida busca un argumento
para sobrevivir. Sin ti, ¿qué haría?
pero contigo, ¿qué hago? Todavía
cuesta una eternidad decir lo siento.

¿Qué queda del calor cuando se enfría?
¿qué fuego le dará otra vez sustento?
A veces no te entiendo, amiga mía,

y a veces de entenderte me arrepiento.
Tendré que hacerme ver la hipocondría
y darle algún retoque al testamento…  

No hay comentarios:

LA SED DEL DÍA...

A veces no encontramos el momento para saciar la sed voraz del día; nos atribula el miedo, ¿qué daría yo por saber guiar mi pensam...