domingo, 9 de junio de 2019

AL SON DE PUIGDEMONT


Puigdemont era un tipo de complejo intelecto
y melenas que el viento, de tan tiesas, temía;
ganó fama y prestigio por unir a su aspecto
de gañán un discurso que a lincharlo inducía.

Formó tal vericueto y tanto dio por el culo
en su afán de ponerle a Cataluña pestillos,
que acabó convirtiendo el Parlament en un zulo
donde en vez de palabras se exhalaban cuchillos.

Sobre el tándem glorioso que formó con Junqueras
-distinguido esquerrano con un ojo en capilla-,
¿yo qué puedo decirte…? piensa tú lo que quieras.

Vio la muerte en Bruselas mendigando un subsidio,
con el cuello enroscado en su bufanda amarilla,
renegando de España y sin pisar el presidio…

AL SON DE PUIGDEMONT

Puigdemont era un tipo de complejo intelecto y melenas que el viento, de tan tiesas, temía; ganó fama y prestigio por unir a su aspe...